Blog Internet

10 medidas para acelerar la digitalización en España

La digitalización es una necesidad para ser más competitivos, para crecer más como país y para lograr una sociedad más sostenible. Por ello, deben formar parte de las agendas política, económica y social. Además, la transformación digital es una necesidad para aquellas empresas que quieran ser productivas.

Sin embargo, la digitalización efectiva implica fuertes cambios económicos, sociales y culturales en los que tienen que estar implicados todos los actores principales y donde se hace necesario actuar con vocación de liderazgo.

De hecho, la aceleración del desarrollo tecnológico provocará una disrupción notable que se dejará sentir en los diversos modelos de negocio, para lo que hay que estar preparado. Tampoco se pueden ignorar las oportunidades que ofrece ni los retos que representa.

Por todo ello, desde la Confederación de Empresarios Españoles (CEOE) se ha lanzado un Decálogo Digital con el fin de acelerar la digitalización en España con 10 medidas que harán efectiva la misma.

  1. Un Acuerdo efectivo para la Digitalización de España.

En el marco de una “estrategia país” para la digitalización, además del consenso social necesario para garantizar el correcto desarrollo de las políticas públicas de apoyo a la digitalización, en el Decálogo Digital se pide establecer un liderazgo a nivel institucional del más alto nivel, con visión multidisciplinar y capacidad de coordinación transversal. Es necesario contar con un órgano director que supervise su ejecución y armonice y coordine las distintas Administraciones Públicas y sus departamentos con un estrecho alineamiento con la Estrategia Europea de Digitalización 2025.

  1. Transformación del sistema educativo

Es vital aprovechar todas las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías e impulsar las vocaciones llamadas ‘STEM’, acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Así como aumentar la colaboración con empresas y subrayar la importancia de la Formación Profesional Dual.

Desde el punto de vista del empleo, hay que abordar iniciativas que preparen a los jóvenes para aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías habilitadoras. Al tiempo que se debe promover la formación/reconversión de aquellos trabajadores cuyos puestos pueden ser reemplazados por tecnologías emergentes, de modo que se maximice el aprovechamiento de las oportunidades y se minimicen los efectos negativos.

  1. La innovación es un elemento clave

Hay que tratar de alcanzar el 3% de gasto en I+D como porcentaje del PIB en el año 2025, potenciando el porcentaje de gasto correspondiente al sector privado. La innovación es un elemento clave para la mejora de la competitividad empresarial y, por tanto, debe ser una prioridad especialmente en lo relativo a la búsqueda de soluciones innovadoras de mercado en el ámbito empresarial. Su importancia es todavía mayor en el entorno digital, ya que la creatividad es una demanda cada vez más exigente.

  1. Emprendimiento Digital

Se hace necesario fomentar el emprendimiento digital a través de medidas en educación, innovación y políticas fiscales, facilitando ecosistemas que estimulen la actividad autónoma y así poder paliar los graves problemas de la sociedad española: el paro juvenil y la fuga de talento. En este sentido, otro objetivo importante es el de duplicar el número de startups en 2025.

  1. Digitalización del Sector Publico

El documento señala que un objetivo de España como país debe ser el reforzar todas las Administraciones Públicas, a todos los niveles, para que sean más eficientes y más inteligentes, mediante un uso intensivo y eficiente de las nuevas tecnologías (Cloud, Big Data, Internet of Things, Inteligencia Artificial o Procesamiento de Lenguaje Natural). “Se debe dar una respuesta eficaz y, donde sea posible, automática, a todas las demandas de las empresas y de los ciudadanos, desarrollando los servicios digitales necesarios, con el objetivo de lograr una Administración 100% electrónica antes del año 2020” señala.

Concretamente, en el ámbito de las Administraciones Locales, se debe impulsar, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el desarrollo de planes de digitalización por parte de los ayuntamientos.

  1. Digitalización de los sectores productivos

Asimismo, cada sector productivo debe desarrollar su propio planteamiento digital para poder abordar las oportunidades digitales, así como los retos. En el caso de las Pymes, dada su importancia, se debe estimular la utilización de la tecnología digital, con una respuesta microsegmentada acorde con la diversidad del tamaño empresarial

español. El objetivo debe ser incrementar un 10% anual la adopción de soluciones digitales de gestión empresarial por parte de las Pymes, para llegar así al 90% en el año 2020. Asimismo, sería preciso aumentar, a un ritmo de crecimiento de un 5% anual, el porcentaje de las Pymes que utilizan la factura electrónica.

También se deben acometer el desarrollo de medidas de carácter transversal o sectorial necesarias para impulsar y facilitar el desarrollo y la competitividad digital, consiguiendo, de esta forma, que la digitalización permee en la cultura organizacional de las empresas.

  1. Evolución de las infraestructuras digitales

Se debe seguir apostando por la extensión de las infraestructuras de las nuevas generaciones de redes que soporten una conectividad que ofrezca velocidades ultra-rápidas y que permitan dirigirnos hacia la Sociedad del Gigabit.

Asimismo, se debe tener presente también el apoyo y fomento a nuevas infraestructuras necesarias para el almacenamiento y gestión de datos (centros de datos y centros Cloud) que resultan del todo fundamentales para erigir a España como referente digital. De modo que en las Administraciones Públicas se debe ayudar a la consecución del objetivo de coberturas plenas de las infraestructuras.

  1. Eliminación de barreras sociedad

Se deben establecer, desde el punto de vista del marco regulatorio y legislativo, las condiciones apropiadas para facilitar la digitalización de los sectores productivos. En el caso concreto de las infraestructuras, sería necesaria la remoción de las posibles barreras regulatorias existentes, incluyendo las barreras que siguen existiendo para el despliegue de nuevas redes y servicios (ejemplo: despliegue de nuevas redes de fibra y 4G en centros urbanos de carácter histórico, despliegues por fachada, etc.). De este modo, se debe impulsar una regulación más eficiente (Smart Regulation).

Además, resulta fundamental en cualquier estrategia relativa a la economía digital igualar el terreno de juego que se aplica a los diferentes agentes que compiten en el mercado. Se debería garantizar que los mismos servicios estén sometidos a las mismas reglas evitando posibles asimetrías regulatorias que se conviertan en un impedimento para la integridad de los mercados y la adecuada protección de los consumidores.

  1. Ciudadanía e inclusión digital

Uno de los puntos clave del Decálogo Digital 2025 es el de desarrollar un Pacto Digital para actualizar los derechos de las personas en un contexto digital en línea con las propuestas y el marco normativo que está siendo desarrollado a nivel español y europeo.

El objetivo del mismo es impulsar la mejora de la confianza digital de los ciudadanos, aumentando la alfabetización digital de los ciudadanos y potenciar su acceso a Internet y al uso de aplicaciones, reduciendo el porcentaje de hogares españoles que no usan Internet hasta un 10%, como mínimo, antes del 2020, con la finalidad de avanzar hacia la meta de que todos los ciudadanos tengan la capacidad de estar conectados en el año 2025.

  1. Monitorización de la digitalización

Finalmente, se debe establecer un cuadro de seguimiento con indicadores que recojan el nivel de implementación de las medidas propuestas y su impacto en el avance de la digitalización, tanto de la sociedad como de los distinto sectores productivos, fijando, con un horizonte temporal definido (2020/2025), las metas a alcanzar con estas medidas.