Blog Redes y Sistemas

Aventura en el Golfo de México

Imagen comunicaciones unificadas WTelecom México

Me gustaría compartir en esta entrada del blog mi reciente experiencia en el proyecto que WTelecom México realizó en plataformas petrolíferas de Pemex en el Golfo de México.

Para poneros en contexto, hace poco menos de un mes la empresa Nicsa (filial de Abengoa), con la que llevamos ya trabajando en México desde hace cuatro años, se puso en contacto con nosotros pues necesitaban de nuestros servicios para configurar y poner en marcha los sistemas de voz y datos de dos plataformas petrolíferas. ¡Llevábamos mucho tiempo intentado conseguir unos servicios con ellos y por fin había llegado la oportunidad!

Ambas plataformas, junto con tres más, explotan uno de los yacimientos que existen en el Golfo de México llamado Ayatsil – Tekel. Está situado a unos 130 km. de la costa (se tardan siete horas en barco para llegar), y el suelo marino está a una media de 115 m. de profundidad. El crudo tiene unas características singulares con una alta viscosidad y mucha concentración de ácido sulfhídrico, lo que supone un reto tecnológico para su extracción y procesado. Las plataformas están apoyadas sobre el suelo marino, así que hay una estructura submarina para soportarla. En el siguiente vídeo podéis ver el momento de la llegada de la estructura de una de ellas además de información varia:

https://www.youtube.com/watch?v=7wEEV67DXFQ

Sobre esta estructura se coloca la parte aérea de la plataforma, la que vemos en la siguiente imagen:

Foto plataforma petrolífera Pemex

La aventura comienza con viaje a Ciudad del Carmen en el estado de Campeche (cuidado no confundiros nunca con Playa del Carmen, la primera es muy industrial y la segunda un paraíso para ir de vacaciones), donde Pemex exige realizar un curso de seguridad básica para plataformas y embarcaciones de tres días de duración. Como os podéis imaginar es un ambiente peligroso y hay que estar preparado para diversas contingencias: incendios, fuga de gases explosivos y tóxicos, además por si fuera poco es zona de huracanes. Sí, estáis en lo correcto, después del curso pensaba… ¡Quién me manda meterme en estas cosas!

Una vez finalizado toca embarcar para llegar a la plataforma. Salida prevista a las 2 a.m., pero hubo que esperar hasta las 6 a.m. y, lo peor, a las dos horas empezó tormenta y aquello se movía increíble. Al cabo de siete horas, llegamos por fin al destino y abordé el barco de operaciones en donde se duerme en camarote y comes mientras duren tus trabajos. En este enlace podéis ver el tipo de barco en que estuve:

https://www.youtube.com/watch?v=kcSSXMIqqIo

Como veis, tiene hasta helipuerto y me resultó curioso que está abierto a todo el que quiera hacer ejercicio y correr un poco… ¡Y no tiene barandillas!

Nada más llegar al barco noté la presión que había por tener los sistemas de voz y datos funcionando y es que la empresa anterior había estado 24 días y no había sido capaz de conseguirlo, y por si fuera poco el último día, a la desesperada, provocaron una pérdida de comunicación importante en una plataforma donde estaban perforando un pozo y tuvieron que desplazar a técnicos de Pemex. Nuestros trabajos estaban previstos para doce días pero había mucha incertidumbre pues no contábamos con muchos datos de cómo estaban los sistemas.

El tiempo justo para comer y directo a la primera plataforma. En el siguiente vídeo podéis ver el método de acceso desde al barco a las plataformas, llamado la viuda (el nombre lo dice todo):

https://www.youtube.com/watch?v=5kGoiyzVWNc

La primera vez me agarré tan fuerte a las cuerdas que casi me las llevo de recuerdo, ya después te acostumbras y las vistas son bonitas sobre todo cuando te bajan desde el helipuerto que está a 70 m. del nivel del mar. No apto si tienes vértigo claro.

Fueron tres días intensos de trabajo en la plataformas con equipos de comunicaciones Cisco, a través de los cuales se ofrece conectividad de voz, con tecnología Call Manager, y datos que se conectan con tierra firme mediante fibras ópticas submarinas. El cuarto día se realizaron las pruebas de los sistemas con los ingenieros de Pemex y todo quedó aprobado. ¡Os imagináis el alivio del cliente cuando se enteró!

Ya de vuelta a tierra, a pesar de lo rudo del ambiente industrial en mar y de la intensidad de las jornadas, era consciente que había vivido una experiencia única. La satisfacción de haber completado los trabajos ha sido enorme y todos en WTelecom México deseamos que sea el primero de muchos proyectos de este tipo donde se requiere alta especialización técnica, grandes dosis de proactividad, mente aventurera y buen trato con el cliente, cualidades que abundan en todo el grupo Wellness Telecom. ¿Quién se apunta conmigo al siguiente?

PD: no tengo fotos propias pues está prohibido subir celulares y hay que dejarlos en tierra antes de embarcar.