WT en los Medios

La gran empresa apuesta por los Proyectos Life

07-10-2014 | Publicado en WT en los medios

Por primera vez, las grandes empresas se interesan por la línea europea de financiación ‘Life’, hasta ahora propia de pymes, universidades, centros de investigación, Administraciones públicas, etc.

Los fondos Life son el instrumento financiero de la UE para el medio ambiente. Creados en 1992, desde entonces han subvencionado más de 4.000 proyectos, la mayoría relacionados con la biodiversidad y la protección de los espacios naturales, sobre todo aquellos enclavados en la Red Natura 2000. También ha prestado atención al agua, alcambio climático o al tratamiento de los residuos, normalmente con un fuerte componente innovador.

Para el período comprendido entre 2007 y 2013 ha dispuesto de más de 2.100 millones de euros, que aumentarán hasta casi 3.500 millones entre 2014 y 2020.

Los proyectos siempre han sido de pequeño tamaño -la media de sus presupuestos no llega al millón y medio de euros, subvencionados al 40 por ciento aproximadamente-, razón por la que sus beneficiarios habituales han sido pymes, universidades, centros de investigación, Administraciones públicas, asociaciones, ONG, etc.

Sin embargo, en la última convocatoria, correspondiente a 2013, las grandes empresas también se han interesado por ellos, y en los listados de beneficiarios aparecen firmas como Iberdrola, Acciona, Técnicas Reunidas o Aguas de Valencia.

Este cambio es una novedad que destacaban Santiago Urquijo y Dorte Pardo, funcionarios comunitarios con responsabilidades en la selección y adjudicación de los fondos, durante una presentación del programa durante el mes pasado en Madrid: “Nos ha sorprendido la gran cantidad de solicitudes que nos han remitido las grandes empresas”.

Grandes empresas, mayores proyectos

Según Urquijo, este interés responde a dos causas: “La falta de fondos que ha provocado la crisis económica, que ha llevado a barajar opciones que antes se descartaban, y elprestigio que otorga a cualquier organización el desarrollar un proyecto Life, porque significa haber sido capaz de cumplir requisitos muy exigentes”.

Además, el montante de los proyectos de estas grandes empresas suele ser superior a la media; la palma se la lleva Iberdrola, con una iniciativa de más de cuatro millones de euros, incluyendo casi dos de subvención.

Este proyecto líder, denominado CO2Formare, busca, de acuerdo con su coordinador, Elías Rodríguez, “demostrar que se puede utilizar de manera eficiente el CO2 proveniente de los ciclos combinados para sustituir productos químicos clorados para el control de la suciedad de los equipos de refrigeración”. Los trabajos, en los que participan otras entidades, como el Centro Tecnológico del Agua (CETaqua) o Idesa Fabricación, acaban de empezar en las instalaciones de la eléctrica en Castellón.

El segundo proyecto con más presupuesto pertenece al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que obtiene más de 3,8 millones para disminuir los descartes en la pesca, que suelen oscilar entre el dos y el 10 por ciento, aunque pueden llegar al 90 por ciento en la pesca de arrastre.

El CSIC es la entidad que más éxito ha cosechado en la convocatoria, recibiendo apoyo económico para cuatro proyectos; los otros tres versan sobre la recuperación de hábitats y especies acuáticas en las altas montañas de los Pirineos, sobre la experimentación en núcleos urbanos de soluciones fotovoltaicas probadas en laboratorio -como pavimentos solares-, y sobre la mejora de la calidad del aire en los túneles subterráneos del metro.

En el tercer puesto del podio de iniciativas líderes por presupuesto encontramos a la Diputación de Barcelona, con más de 3,5 millones para mejorar la gestión forestal y prevenir incendios en la barcelonesa montaña de Montserrat.

Ya por detrás de estos tres campeones, aparece una buena relación de proyectos superiores a los dos millones de euros, entre los que figuran varias confederaciones hidrográficas, Magnesitas Navarras -más de 2,5 millones para la reducción de las emisiones de dióxido de azufre- o Tragsa, empresa pública que ha recibido financiación para materializar varias iniciativas, alguna de las cuales es destacada por la propia UE por su relevancia; así ocurre con la restauración del Parque Nacional de Garajonay, en la isla canaria de La Gomera, donde un devastador incendio en el año 2012 calcinó el 20 por ciento de su bosque de laurisilva.

España: líder europeo por número de proyectos

La línea Life ha facilitado fondos a más de 600 proyectos españoles en las últimas dos décadas, la gran mayoría orientados a proteger la biodiversidad, lógicamente, su vertiente más conocida. Suyo es el mérito de la recuperación de especies gravemente amenazadas, como el águila imperial ibérica, el lince ibérico o el oso pardo.

En la última convocatoria resuelta, las entidades españolas han conseguido que la Comisión Europea haya seleccionado 69 proyectos entre las casi 1.500 propuestasrecibidas, provenientes de toda Europa. Puede parecer un resultado pobre, pero España ha sido, por segundo año consecutivo, el país con mayor número de iniciativas seleccionadas. “España, que tiene un gran patrimonio natural, sabe reflejarlo habitualmente con iniciativas muy valoradas en Bruselas”, comentaba Urquijo al respecto.

De estos 69 proyectos, 17 están relacionados con la protección de la naturaleza y la biodiversidad, y 52 con la protección del medio ambiente. En conjunto, y aunque las cifras suelen variar ligeramente en función de la ejecución de las iniciativas y las cláusulas de los contratos, requieren una inversión superior a los 120 millones de euros, de los que casi 52 correrán a cargo de los fondos comunitarios.

Dos grandes bloques han dividido los proyectos Life en esta última convocatoria:Naturaleza y Biodiversidad, con un presupuesto total superior a los 33 millones de euros, y Política y Gobernanza Medioambiental, con 87 millones. Este, a su vez, está desglosado en áreas temáticas entre las que destacan tres: Cambio Climático, con más de 25 millones; Residuos y Recursos Naturales, con casi 18 millones; y Agua, con más de 14 millones; ya a más distancia hay otros epígrafes, como Innovación o Productos Químicos, con más de siete millones cada uno.

No obstante, muchos de los proyectos podrían encajar perfectamente en apartados distintos a los que están asignados, debido a la que afectan a varios sectores a la vez y a que usan tecnologías con numerosas aplicaciones, como ocurre con las energías renovables -especialmente la biomasa-, que vuelven a cobrar protagonismo después de dos convocatorias retrocediendo posiciones.

Proyectos multidisciplinares y con tecnología punta

Por ejemplo, Acciona, con su proyecto Renewat, de 1,36 millones de euros, busca demostrar que las energías limpias pueden reducir la factura del tratamiento de depuración de agua un 24 por ciento -de 0,4 euros por metro cúbico a 0,3 euros-, además de aprovechar las ventajas ambientales de no consumir energía fósil. Es algo importante, si se tiene en cuenta que el coste de la depuración aumenta una media del 7 por ciento cada año en la UE y que la energía es uno de sus principales costes.

También Aguas de Valencia, con el proyecto ECOdigestion -algo más de un millón de euros-, confía en las renovables: espera conseguir más y mejor biogás a partir de residuos agrícolas y fango de depuración, a la par que obtiene un incremento del 30 por ciento en la capacidad de autoabastecimiento energético de las plantas de tratamiento de aguas residuales.

La sevillana Wellness Telecom, empresa especializada en tecnologías de la información y telecomunicaciones, quiere aplicarlas en la recogida de basuras urbanas. Con un presupuesto de 1,1 millones, aspira a reducir los costes de un 15 a un 30 por ciento, y a bajar otro 10 por ciento las emisiones de CO2.

Ariema, consultora especializada en la tecnología del hidrógeno y las pilas de combustible, ejecutará su proyecto Aquasef, de 1,9 millones, enfocado a las piscifactorías. Medidas de eficiencia y una mayor aportación de oxígeno a los tanques de peces y moluscos deberían permitir ahorrar un 20 por ciento de energía; además, la aportación de microalgas, alimentadas con CO2 del propio proceso, complementará su dieta, evitando emplear aditivos que ensucian el agua.

Jofemar, fabricante de máquinas de vending y sistemas de pago, avanzará por el terreno de los vehículos eléctricos, las energías renovables, las baterías y el autoconsumo. Con 1,9 millones, montará varias redes inteligentes en entornos industriales.

Así pues, las empresas no pierden comba, pero siguen siendo las instituciones públicas y las entidades sin ánimo de lucro las que copan los proyectos Life: la Asociación de Investigación de la Industria del Jiguete, Conexas y Afines, trabajará para valorizar los metales no férreos; la Fundación Cartif reducirá las emisiones del sector hospitalario; laUniversidad de Burgos capturará gases de efecto invernadero en la agroindustria;Tecnalia aplicará tecnologías de la información a los residuos…

Unos 3.500 millones presupuestados para el período 2014-2020

El próximo período de Life, para los años comprendidos entre 2014 y 2020, contará con un presupuesto de casi 3.500 millones de euros, a repartir ente dos grandes subprogramas: Medio Ambiente y Acción por el Clima.

El primero contará con una dotación de 2.600 millones -al menos el 55 por ciento de los fondos deberán destinarse a la conservación de la naturaleza y la biodiversidad- y tendrá tres áreas prioritarias: Medio Ambiente y Eficiencia en el Uso de los Recursos, Naturaleza y Biodiversidad, y Gobernanza e Información Medioambientales.

El segundo dispondrá de 860 millones de euros y se divide, a su vez, en otras tres áreas:Mitigación del Cambio Climático, Adaptación al Cambio Climático, y Gobernanza e Información Climáticas.

Las dotaciones presupuestarias del período 2014-2017, recientemente aprobadas, ascienden a casi 1.800 millones, repartidos de la siguiente forma: Naturaleza y Biodiversidad, más de 600 millones; Medio Ambiente y Eficiencia en el Uso de los Recursos, casi 500 millones; Mitigación y Adaptación al Cambio Climático, casi 400 millones entre ambas; Gobernanza e Información Ambiental, 160 millones…

 

**Este reportaje de Tomás Díaz fue publicado en la revista Agua y Medio Ambiente que edita el diario El Economista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *