WT en los Medios

El proyecto Life + Ewas en El Correo de Andalucía

18-07-2014 | Publicado en WT en los medios

elcorreodeandalucia__400x400300 contenedores de Sevilla Este y Sur probarán un chip que avisa cuando se llenan

Lipasam participa en un proyecto piloto cofinanciado por la UE para ensayar unos sensores diseñados por la empresa sevillana Wellness Telecom para optimizar la recogida de residuos.

Optimizar los recursos de la recogida de basuras priorizando las rutas en función del nivel de llenado de los contenedores o agilizar la intervención en caso de incendio o de actos vandálicos en éstos son algunas de las aplicaciones que el sistema de sensorización de contenedores diseñado por la empresa sevillana Wellnes Telecom quiere probar mediante un proyecto seleccionado por la Comisión Europea en el marco del capítulo LIFE+ Política y Gobernaza medioambientales.

El sistema será probado durante un año en unos 300 contenedores de vidrio y papel de Sevilla Este y la Zona Sur de la capital al mismo tiempo que en la ciudad cretense de Chania. El gerente de Lipasam, Francisco José Juan, y la directora de Innovación de Wellnes Telecom, Teresa Álamos, presentaron ayer el proyecto en unas jornadas técnicas celebradas este viernes en la sede de Emasesa.

El proyecto, Life + Ewas, ha sido seleccionado por la Comisión Europea entre las 961 propuestas recibidas de 22 Estados miembros (en total se cofinanciarán 125 proyectos) y cuenta con un presupuesto de 1.174.963 euros para la experiencia piloto en España y Grecia de los que la mitad procede de fondos europeos. Lipasam, en este caso, pone a disposición sus contenedores para las pruebas y personal y recursos para hacer el seguimiento de los datos que los sensores envían a la administración para que ésta organice rutas y personal en función de la información recibida.

La elección de las zonas de Sevilla Este y Sur para la prueba obedece, según explicó el gerente de Lipasam, al interés de la empresa municipal de limpieza por «optimizar la ruta» de recogida selectiva de residuos en estos barrios. «También nos interesa mucho el control de la temperatura, sobre todo en los contenedores de papel, para prevenir incendios», añadió Francisco José Juan.

Sobre la posibilidad de que en el futuro Lipasam adquiera estos sensores para su instalación en los contenedores de la ciudad, el gerente de la empresa fue cauto ya que, recordó, en Sevilla hay repartidos 9.000 contenedores y el sistema «tiene un coste», si bien añadió que «las nuevas tecnologías van por implementar el control de los contenedores» y recordó que Lipasam ya está instalando controles por GPS tanto de la flota de vehículos de limpieza como del mobiliario urbano que permite no sólo saber dónde están ubicados exactamente sino emitir órdenes de reparación o revisión de contenedores por PDA.

Wellnes Telecom es una empresa sevillana de telecomunicaciones creada hace seis años que ha desarrollado el sistema de sensores llamado Egarbage, que según explicó Teresa Álamos, detecta el nivel de llenado y envía los datos a través de red wifi o 3G. Para este proyecto, la empresa está incorporando nuevas funcionalidades como la posibilidad de complementarlo con una app para móvil desde la que los ciudadanos puedan avisar de actos vandálicos en los contenedores.

«La idea es que la administración sepa si hay que replanificar rutas dependiendo del día o la época del año además de servirle para autoauditarse y ver las necesidades de futuro mientras que la parte de innovación busca integrar al ciudadano, que no solo tenga acceso a datos sobre la ubicación de los contenedores o los tipos de residuos de cada uno sino que pueda reportar incidencias».

El sistema básico de Wellnes Telecom ya ha sido contratado por la Diputación de Badajoz para la empresa Promedio que gestiona la recogida de basuras en pueblos pequeños de la provincia pacense, donde «saber si los contenedores están llenos puede suponer pasar o no por un pueblo que a lo mejor está a 50 kilómetros». En este momento, el proyecto está en fase de desarrollo de los sensores, que se prevén colocar en los contenedores en cuatro meses y estarán al menos un año funcionando y enviando datos a Lipasam.

Este artículo fue publicado en el diario El Correo de Andalucía.